Noticias

Gracias Señor, el espacio de oración con el Padre Rubén Melchiori, de lunes a sábado a las 7 y 15 por FM Buen Anuncio 95.7//// /////////// Jornada de Consolación, jueves 4 a las 19:30 /////////////// Pascua de los abuelos Sábado 27 a las 16 --------------------- HORARIOS DE MISA: * Lunes: 08:00 *Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, 19:30. * Domingo: 10 hs. y 19:30 ////////////////////////////////////////////////////// ///////////////// ////////// * /// //////// ///////////// /////////////////////////////////////// ///////////////////// ///////// GRÁVIDA  Los esperamos el próximo 25 para celebrar juntos la celebración de la Santa Eucaristía con bendición de embarazadas Misa de Bendición de Embarazadas el 25 de mes en la Misa de las 19:30//// Centro de Asistencia a la Vida Naciente ////////////////////// gravidaconcepcioner@hotmail.com ///////////////////////////////// http://www.facebook.com/gravida.cdelu ////////////////////////// 03442-15515482 ////////////////////////// www.gravida.org.ar ///////////////////////// http://www.facebook.com/gravida.central //////////////////////// Adoración al Santísimo, jueves de 8 a 22. ///////////////////// ///////////////////// //////////////// ///////////////////////

Oraciones


Oración por el nuevo Obispo
Padre bondadoso que conduces a tu pueblo
con la suavidad y la fuerza de tu amor,
concede a tu Diócesis de Gualeguaychú
un obispo según el corazón de Jesús.
Un obispo, que como Jesús,
con la unción del Espíritu Santo,
anuncie el reino de justicia y de paz
al pueblo que peregrina en estas tierras.
Un obispo que anuncie la Buena Nueva de Jesús
a los pobres, los enfermos,
los pequeños y sencillos,
para que encuentren en él.
Un pastor que conduzca a las fuentes de la gracia,
de la verdad y de la vida.

Te lo pedimos por la intercesión de Nuestra Señora del Rosario


LOGO Y LEMA DEL AÑO DE LA MISERICORDIA  

El logo muestra a Jesús, Buen Pastor resucitado, cargando 
sobre sus hombros al hombre extraviado.    LOGO Y LEMA DEL AÑO DE LA MISERICORDIA
El logo muestra a Jesús, Buen Pastor resucitado, cargando 
sobre sus hombros al hombre extraviado.  
Sus ojos se confunden con los del hombre. 
La imagen se encuentra dentro de tres óvalos concéntricos, 
que se van aclarando. Esto significa que Jesús nos saca 
de la noche de la muerte para llevarnos a la Luz. 
El lema, “Misericordiosos como el Padre” (Lucas 6, 36)
nos propone vivir sin juzgar ni condenar sino perdonando
y amando sin medida (Lc 6,37-38) 

ORACIÓN :

Señor Jesucristo, Tú nos has enseñado a ser misericordiosos
como el Padre del cielo,
y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él.
Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.
Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero;
a la adúltera y a la Magdalena de buscar la felicidad solamente en una creatura;
hizo llorar a Pedro luego de la traición,
y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido.
Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana:
¡Si conocieras el don de Dios!
Tú eres el rostro visible del Padre invisible,
del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia:
haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, 
su señor, resucitado y glorioso.
Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad
para que sientan sincera compasión por los que se encuentran 
en la ignorancia o en el error:
haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios. Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción
para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor
y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres
proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos
y restituir la vista a los ciegos.
Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia,
a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén
Sus ojos se confunden con los del hombre. 
La imagen se encuentra dentro de tres óvalos concéntricos, 
que se van aclarando. 
Esto significa que Jesús nos saca 
de la noche de la muerte para llevarnos a la Luz. 
El lema, “Misericordiosos como el Padre” (Lucas 6, 36)
nos propone vivir sin juzgar ni condenar sino perdonando
y amando sin medida (Lc 6,37-38) 

ORACIÓN :

Señor Jesucristo, Tú nos has enseñado a ser misericordiosos
como el Padre del cielo,
y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él.
Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.
Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero;
a la adúltera y a la Magdalena de buscar la felicidad solamente en una creatura;
hizo llorar a Pedro luego de la traición,
y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido.
Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana:
¡Si conocieras el don de Dios!
Tú eres el rostro visible del Padre invisible,
del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia:
haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, 
su señor, resucitado y glorioso.
Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad
para que sientan sincera compasión por los que se encuentran 
en la ignorancia o en el error:
haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios. Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción
para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor
y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres
proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos
y restituir la vista a los ciegos.
Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia,

a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén

Oración por nuestra tierra (Papa Francisco)

Dios omnipotente, 
que estás presente en todo el universo 
y en la más pequeña de tus criaturas,
Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe,
derrama en nosotros la fuerza de tu amor
para que cuidemos la vida y la belleza.
Inúndanos de paz,
para que vivamos como hermanos y hermanas
sin dañar a nadie.
Dios de los pobres, 
ayúdanos a rescatar 
a los abandonados y olvidados de esta tierra
que tanto valen a tus ojos. 
Sana nuestras vidas,
para que seamos protectores del mundo 
y no depredadores,
para que sembremos hermosura
y no contaminación y destrucción.

Toca los corazones
de los que buscan sólo beneficios
a costa de los pobres y de la tierra.
Enséñanos a descubrir
el valor de cada cosa,
a contemplar admirados,
a reconocer que estamos
profundamente unidos
con todas las criaturas
en nuestro camino
hacia tu luz infinita.
Gracias
porque estás
con nosotros todos los días.
Aliéntanos, por favor,
en nuestra lucha
por la justicia, el amor y la paz


Oración de la alegría
Señor, en Ti está la fuente de la alegría.
Tú la derramas en cada criatura.
Que pueda ver la belleza y la bondad
de las cosas pequeñas.
Te doy gracias, Señor, por el agua, la luz, la voz de mis amigos, las manos y cada sencillo gesto cotidiano.
Te doy gracias porque por tu amor Puedo  hacer algo bueno por este mundo.
Ayúdame a vivir el gozo de la generosidad, la alegría de hacer feliz a otro.
No permitas que me deje vencer

 por el desaliento, los lamentos y las quejas…Enséñame a aceptar con  serenidad y fortaleza los límites de mi edad.
Dame una mirada realista pero optimista y esperanzada Que experimente la alegría de Jesús
vivo y resucitado y que mi vida sea un testimonio
 del gozo del Espíritu. Amén


Renovamos alegremente la Consagración de nuestra familia a tu Sagrado Corazón.
Sé, hoy y siempre, nuestro Guía,
el protector de nuestro hogar, el Centro de nuestros corazones.
Bendice a nuestra familia, nuestra casa, a nuestros vecinos, parientes y amigos.
Ayúdanos a cumplir fielmente nuestras responsabilidades, y participa de nuestras alegrías y angustias, de nuestras esperanzas y dudas, de nuestro trabajo y de nuestras diversiones.
Danos fuerza, Señor, para que carguemos nuestra cruz de cada  día y sepamos ofrecer todos nuestros actos, junto con tu sacrificio, al Padre.
Que la justicia, la fraternidad, el perdón y la misericordia estén presentes en nuestro hogar y en nuestras comunidades.
Queremos ser instrumentos de paz y de vida.
Que nuestro amor a tu Corazón compense, de alguna manera, la frialdad y la indiferencia, la ingratitud y la falta de amor de quienes no te conocen, te desprecian o rechazan.
Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío. 

 Intenciones del Papa:
Universal: Cuidado por los que sufren: para que rechazando la cultu
ra  de la indiferencia, cuidemos a los que sufre,    en particular a  los 
enfermos Y a los pobres.-

Por la Evangelización: Disponibilidad a la misión: para que la inter-
cesión de María ayude a los cristianos que viven en contextos secularizados a hacerse disponibles para anunciar a Jesús.-


ORACIÓN PARA EL SÍNODO SOBRE LA FAMILIA

Jesús, María y José,
en ustedes contemplamos
el esplendor del amor verdadero,
a ustedes nos dirigimos con fe.
Santa Familia de Nazaret
hagan nuestras familias
lugares de comunión y cenáculos de oración,
auténticas escuelas del Evangelio
y pequeñas Iglesias domésticas.
Santa Familia de Nazaret,
que nunca más en las familias haya
violencia, cerrazón y división:
quienquiera haya sido herido o escandalizado
conozca pronto el consuelo y la sanación.
Santa Familia de Nazaret,
que el próximo Sínodo de los Obispos
pueda volver a despertar en todos la conciencia
del carácter sagrado e inviolable de la familia
de su belleza en el proyecto de Dios.
Jesús, María y José,

escuchen, atiendan nuestra súplica. Amén.

ORACIÓN PARA LA NOCHEBUENA EN FAMILIA
Jesús, que tu Paz inunde la mesa de nuestra Nochebuena
que tu presencia nos haga hermanos,
que tu amor de niño recién nacido nos ablande el corazón.
Te pedimos por nosotros, por nuestras familias y amigos,
por todos los argentinos. 
Que podamos vivir una fiesta en Paz
con solidaridad y encuentro fraterno. 
Bendice estos alimentos
y bendice también a quienes tienen muy poco que comer.
Gracias, Jesús, por quedarte con nosotros,

                       gracias por traernos tu paz y tu Amor. 
Amén



MENSAJE  FINAL  DE  LOS  OBISPOS
EN  EL  SÍNODO  DE  LAS  FAMILIAS
“Entre ustedes late la presencia de la familia de Jesús, María y José en su modesta casa. También nosotros, uniéndonos a la familia de Nazaret, elevamos al Padre de todos nuestra invocación por las familias de la tierra:
           Padre, regala a todas las familias la presencia de esposos fuertes y sabios, que sean manantial de una familia libre y unida.
            Padre, da a los padres una casa para vivir en paz con su familia.
           Padre, concede a los hijos que sean signos de confianza y de esperanza y a jóvenes el coraje del compromiso estable y fiel.

Padre, ayuda a todos a poder ganar el pan con sus propias manos, a gustar la serenidad del espíritu y a mantener viva la llama de la fe también en tiempos de oscuridad.
         Padre, danos la alegría de ver florecer una Iglesia cada vez más fiel y creíble, una ciudad justa y humana, un mundo que ame la verdad, la justicia y la misericordia”.

Quien desee leer el mensaje completo, puede ingresar a:

No hay comentarios: